INICIO

ARTÍCULO DEL MES

Envíenos aquellos casos sangrantes que conozca que puedan tratarse de forma general.

1

MI VISIÓN

Aunque he luchado con todas mis fuerzas, me veo obligado a asumir mi derrota. Reconozco que durante años he tratado de ver la realidad como otros pretendían hacérmela ver. No sólo eso, he tratado de actuar según sus consignas: "No merece la pena luchar esa guerra, está perdida de antemano"; "no trates de cambiar eso, lleva toda la vida haciéndose así"; "no es el momento de hablar, espera al momento oportuno" (que, por cierto, nunca llega); ""seguir ese camino sólo te lleva contra el muro"; "asume la realidad, no seas quijote" o, una de las que más me gusta, a la hora de cumplir las normas, "en este caso, mi caso, es distinto". 

En definitiva, si asumes la realidad sin ver, sin oir, sin sentir y, sobre todo, sin tratar de cambiar todo lo injusto que veas, quizá tengas suerte y te dejemos ser uno de los nuestros.

No quiero engañar a nadie, por eso lo reconozco, perdí. En cada ocasión, de un modo u otro, sin saber cómo, sin ninguna acción que pueda reconocer como especialmente meritoria por mi parte, sencillamente, no fui capaz de estar callado todo el tiempo necesario. Un volcán en mi interior se desparrama sin que sea capaz de controlarlo.

Por eso, porque no puedo evitarlo, porque ahora, ¡¡¡POR FIN!!!, he entendido que ¡no quiero evitarlo!, ha llegado mi momento de decir…

¡¡¡BASTA!!!

NUESTRA MISIÓN

Nuestro objetivo es evitar que las Administraciones Públicas, entes públicos y grandes corporaciones cometan errores y abusos en el ejercicio de sus competencias. Como asociación de usuarios, queremos desterrar este tipo de malas prácticas en la prestación de los servicios públicos y privados. Y en caso de que se produzcan, que los subsanen o reparen, asumiendo cada persona implicada la responsabilidad derivada de sus actuaciones.

Queremos colaborar en la defensa de los intereses generales e individuales de los miembros de nuestra sociedad que puedan ser atacados, vulnerados, soslayados, ocultados, vejados, atropellados… por las actuaciones que a nuestro juicio podamos considerar incorrectas, injustas, erróneas, abusivas, ilícitas, ilegales o contrarias al más elemental sentido común, sean o no amparadas por el ordenamiento jurídico, realizadas por las Administraciones Públicas, los Poderes Públicos y, en su caso, sus respectivos miembros, trabajadores o colaboradores, en el ejercicio o disposición de sus atribuciones.

Nos consta que muchos de los integrantes de estas entidades, funcionarios y empleados públicos en su mayoría, de los que nos preciamos de ser conciudadanos y en algunos casos incluso amigos, comparten con nosotros el deseo, y la necesidad, de cambiar las cosas. Otros muchos, evidentemente, no. De hecho, estos últimos colaboran activa o pasivamente en los abusos, aprovechando el poder omnívodo del que les inviste la normativa.

Es cierto que las estructuras están anquilosadas y que es muy difícil reconducir tendencias tan negativas pero no podemos rendirnos: nos va la dignidad de pueblo soberano en ello. ¿Puede haber objetivo más noble? Pues a él queremos dedicarnos, caiga quien caiga, así que...

¡¡¡¡¡A POR ELLOS!!!!!

Y que cada palo aguante su vela.

2

3

CÓMO QUEREMOS HACERLO

LIBERTAD. LEY. JUSTICIA.

Podríamos intentar explicarlo pero estas palabras lo dicen casi todo y no nos vemos capaces de mejorarlo.

4

NUESTRA LLAMADA

Creemos en el Estado de Derecho como garantía de una sociedad libre. Por eso es fundamental, imprescindible, que todas sus instituciones se ganen el respeto de todos los que estamos obligados a respetarlas. Si el ciudadano, por el mero hecho de serlo, tiene obligaciones, sus instituciones y las personas que trabajan en ellas deben tener y cumplir de modo ejemplar esas mismas obligaciones. TODOS, instituciones y ciudadanos, somo iguales ante la Ley. Y si al ciudadano se le imponen sanciones en caso de incumplimiento, no queda más remedio que imponérselas también, de modo ejemplar, a la Administración. Y después de ellos a las grandes corporaciones que colaboran en su degradación.

Será una pelea difícil por lo desigual, la Administración Pública es juez y parte ¿acaso no nombran directamente a los jueces robándonos ese derecho a los ciudadanos? Pero tenemos la convicción de que la fortaleza de las PERSONAS que luchan por sentirse libres es directamente proporcional a la cobardía de los inanes. E inversamente proporcional a su número. Por eso, si eres uno de los nuestros, te necesitamos...

¡¡¡¡¡ÚNETE!!!!!